Reforestación en México

México es un país con gran diversidad biológica, esto se ve reflejado en la riqueza forestal que nos distingue de otros. Podemos atribuir esta variación de diversidad a nuestro clima, además de tomar en cuenta el terreno montañoso tan extenso con el que contamos.

Somos un país con gran actividad agrícola y pecuaria que ha producido incontables fuentes de empleo y ha desarrollado terrenos para distintas actividades de campo, desarrollos urbanos e industrialización. Estos han sido grandes avances pero a un gran precio se han sacrificado bosques enteros. La alteración de estos terrenos ha inhabilitado la recuperación de los espacios de manera natural, es por eso que es necesario intervenir e implementar programas de reforestación que faciliten el desarrollo de las áreas afectadas para agilizar el proceso.

La CONAFOR (Comisión Natural Forestal) define a la reforestación como un conjunto de actividades que comprende la planeación, la operación, el control y la supervisión de todos los procesos involucrados en la plantación de árboles. Por otro lado, la LGDFS (Ley General de Desarrollo Federal Sustentable), en el artículo 7 fracción XXIX, la define como el establecimiento inducido de vegetación forestal en terrenos para ese uso.

Esta acción se puede realizar en zonas urbanas o rurales, de acuerdo a la zona se clasifica en los siguientes términos: reforestación urbana y rural.

Sin importar cuál sea el caso, cualquier intento de reforestación requiere de una planeación previa que consta de varios pasos a seguir para garantizar un proceso exitoso. La CONAFOR establece que el desarrollo de una reforestación depende de cinco factores fundamentales:

1. La selección correcta de especies de acuerdo al clima y lugar.

2. El uso de germoplasma de la mejor calidad genética y fenotípica posible con un suministro oportuno y permanente.

3. Un buen sistema de producción de planta y transporte hasta el sitio.

4. Plantar en la época adecuada para asegurar el mayor porcentaje de sobrevivencia de la especie.

5. La aplicación de técnicas silvícolas apropiadas para favorecer el desarrollo de las plantas y un buen manejo del terreno.

En Pronatura, conscientes de la importancia que representan las áreas forestales del país, desarrollamos nuestro Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua, con el cual hemos conseguido reforestar 64 mil hectáreas con 78 millones de árboles plantados.

BIBLIOGRAFÍA
SEMARNAT. (2010). Prácticas de reforestación, Gobierno Federal
Web: Prácticas de Reforestación